Back to contents

¿Quién sufre los efectos secundarios?

Published: 24 July 2010

Todo el mundo puede verse afectado por los efectos secundarios de los fármacos anti-VIH. El tipo y la gravedad de éstos también pueden variar entre una persona y otra.

Con todo, esto no quiere decir que sea inevitable que vayas a sufrirlos. De hecho, muchas personas que toman tratamiento antirretroviral no desarrollan ningún efecto secundario en absoluto.

Otras personas comprueban que, si bien tienen efectos secundarios, éstos son leves y pueden soportarlos sin que les ocasionen grandes molestias o incomodidad.

Algunos pacientes desarrollan inicialmente unos efectos secundarios que luego se van volviendo menos graves o desaparecen por completo.

Asimismo, cabe destacar que, en el caso de un reducido número de personas, los efectos secundarios están ligados de forma permanente a un fármaco anti-VIH en concreto y afectan a su calidad de vida, llegando incluso a provocar enfermedades físicas o mentales.

El riesgo de desarrollar algunos efectos secundarios puede depender de una serie de factores relacionados contigo mismo.

Uno de estos factores es la etnia. Por ejemplo, se sabe que las personas originarias del norte de Europa son más propensas a presentar el gen relacionado con la alergia a abacavir.

El sexo de la persona también puede afectar al riesgo de padecer algunos efectos secundarios. Como se señaló anteriormente, las mujeres no deberían iniciar el tratamiento con nevirapina si su recuento de CD4 está por encima de 250 células/mm3, mientras que los hombres no deberían comenzar a tomar este medicamento si su recuento de CD4 es superior a 400 células/mm3. Por otra parte, es posible que los cambios en la distribución de la grasa corporal (lipodistrofia) -un problema que desarrollaron algunos pacientes que tomaban fármacos anti-VIH más antiguos- sean más graves en mujeres que en hombres.

Tus hábitos de vida, igualmente, pueden influir en el riesgo de padecer determinados efectos secundarios. Por ejemplo, algunos fármacos anti-VIH pueden provocar un aumento de los niveles de lípidos en sangre, y este problema podría empeorar si tu dieta suele incluir muchos alimentos grasos. Existe cierta preocupación porque el tratamiento con algunos fármacos anti-VIH pueda aumentar el riesgo de patología cardiovascular. Esto puede llegar a constituir un verdadero problema para los pacientes que reúnen otros factores de riesgo de sufrir enfermedades cardíacas, como el ser fumadores.

Otros fármacos antirretrovirales se han vinculado con problemas hepáticos, y éstos también pueden ser causados por el consumo elevado de alcohol o drogas recreativas. Además, la infección por los virus de la hepatitis B (VHB) ó C (VHC) puede suponer un mayor riesgo de desarrollar problemas de hígado si estás tomando determinados fármacos anti-VIH.

Así, hay medidas (muchas de las cuales ofrecen, además, beneficios adicionales para la salud) que puedes adoptar para reducir el riesgo de desarrollar ciertos efectos secundarios. Entre ellas figuran seguir una dieta equilibrada con cantidades abundantes de frutas y hortalizas frescas y sin demasiadas grasas, hacer ejercicio físico, no fumar y no consumir demasiado alcohol.

Si necesitas asesoramiento sobre los cambios de dieta, para dejar de fumar o si quieres hablar con alguien acerca del consumo de alcohol o drogas, puedes consultarlo con tu médico u otro miembro del equipo sanitario que te atiende.

Si presentas otros factores de riesgo relacionados con los efectos secundarios (como por ejemplo, un historial familiar de enfermedades del corazón o una infección por VHB ó VHC), es importante que tu médico esté al tanto de ellos. Esto debería permitir que tú y tu médico podáis encontrar los fármacos antirretrovirales más adecuados para ti.

Community Consensus Statement on Access to HIV Treatment and its Use for Prevention

Together, we can make it happen

We can end HIV soon if people have equal access to HIV drugs as treatment and as PrEP, and have free choice over whether to take them.

Launched today, the Community Consensus Statement is a basic set of principles aimed at making sure that happens.

The Community Consensus Statement is a joint initiative of AVAC, EATG, MSMGF, GNP+, HIV i-Base, the International HIV/AIDS Alliance, ITPC and NAM/aidsmap
close

This content was checked for accuracy at the time it was written. It may have been superseded by more recent developments. NAM recommends checking whether this is the most current information when making decisions that may affect your health.

NAM’s information is intended to support, rather than replace, consultation with a healthcare professional. Talk to your doctor or another member of your healthcare team for advice tailored to your situation.